Acústica General

Diferencia entre aislamiento acústico y acondicionamiento acústico

A menudo recibimos llamadas de teléfono en nuestra empresa en referencia a un problema de ruido. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos problemas no suelen estar bien definidos, dado que existe una confusión entre el acondicionamiento acústico y el aislamiento acústico.

Hablamos del primer de ellos, el aislamiento acústico. La principal característica de este tratamiento es proporcionar un nivel de privacidad entre habitáculos. Los materiales de aislamiento acústico, también se denominan impermeables acústicos, y esto es de su analogía con el agua. Si usted pone una bolsa plástica en la pluma de su casa, verá que la bolsa se llena de agua sin derramar ninguna gota. ¡ Esto es por que la bolsa es impermeable !. Del mismo modo, podemos aplicar el mismo principio a la acústica, siendo el aislamiento el que impide pasar el sonido (agua). Como es lógico pensar, si llenamos mucho la bolsa con el agua esta se desborda o llega a romperse. En acústica, este "desbordamiento de agua" implica que la partición ya no puede contener más el sonido y lo transmite. Cabe destacar, que las transmisiones de ruido seguirán estando, ya que se necesitan elementos estructurales en conexión, pero lo ideal es controlar estos puntos de conexión y aislarlos al máximo posible. Por ello los materiales impermeables son placas, tableros, gypsum, metales, mantos asfálticos, rubbers, bituminosos, etc... Pero no todos actúan de la misma manera, y el parámetro que registra la bondad de este material es el nivel STC (américa) y Rw (Europa). Estos son valores únicos que se extraen de la información de campo o laboratorio. Sólo los materiales, y grupos de materiales, de este tipo pueden tener calificación STC / Rw.

Como hemos visto, los materiales de aislamiento impiden que el ruido se transmita desde y hacia el habitáculo. Pero, ¿ qué ocurre en el interior de la sala ? Seguro que en alguna ocasión habéis entrado en un lugar diáfano y la primera impresión es que hay mucho eco, ¿ cierto ?. A pesar de tener un aislamiento acústico envidiable (no entran ni salen sonidos indeseados) el interior nos genera dolor de cabeza. Esto se debe a que tenemos que hacer uso del otro tipo de materiales, los de tipo absorbente. Siguiendo con el agua... en este caso actúan como las esponjas de la cocina. Si ponemos la esponja debajo del grifo de agua, ¿ qué ocurre ?. En primera instancia, y nada más abrir el grifo, veremos como el agua no se "cae" por la esponja, pero al cabo de unos segundos empieza a salir el agua con menor velocidad que la del grifo directo. Esto es lo mismo que en la acústica, estos materiales, los absorbentes, sólo funcionan para reducir la onda pero la siguen transmitiendo. Los materiales absorbentes, en su mayoría, son porosos o fibras.  Estos materiales, por sí solos no tienen rango STC / Rw, y en su lugar se pueden caracterizar mediante el coeficiente de absorción y/o el factor NRC. Estos materiales no solo se ponen en el interior del habitáculo para reducir eco y reverberación, si no que también se usan en grupos impermeables para aumentar el nivel STC / Rw de la partición.

 

Por ejemplo, la lana mineral de roca, que es un material con base de fibra (no poroso), se puede utilizar como complemento de aislamiento de paredes haciendo un sándwich de gypsym | lana | gypsum, generando así la partición un rating STC / Rw. Pero, también, se puede usar la lana mineral para hacer paneles de absorción acústica, entregando un rating NRC.


En resumen, los materiales de aislamiento evitan que entren y salgan ruidos de un espacio, y los materiales de acondicionamiento acústico ayudan al confort interno de ese mismo espacio. Por ello, es fundamental conocer con qué tipo de materiales trabajas, para saber el máximo rendimiento que podemos obtener.

Deja una respuesta